Como en todo deporte los dardos no están exentos de lesiones y el llamado “Síndrome del jugador enganchado” es una de las lesiones más graves que un dardero puede tener.

Fácil definir esta lesión…, ni más ni menos que la imposibilidad de lanzar correctamente los dardos a la diana.

Todavía no existe ningún estudio serio sobre esta lesión deportiva y al no haberlo la duda general de si se trata de una lesión física o psíquica está todavía por resolver.

En BFDARTS conocemos perfectamente esta lesión, algunos la hemos sufrido directamente, se la hemos visto padecer a bastantes jugadores, sabemos porqué se produce y como salir lo antes posible de dicha lesión.

Por eso realizamos este nuevo report, para ayudarte a salir del enganche o si algún día eres tu el que se queda enganchado que sepas adoptar las medidas correctas.

Como todo tipo de lesiones físicas, el enganche llega un día sin que uno se lo espere, con toda seguridad una sobrecarga de partidas y entrenamiento colaboran a que sin esperarlo en un momento dado tu brazo se queda bloqueado y eres incapaz de soltar el dardo hacia la diana.

Dependiendo del grado de incidencia de esta lesión podríamos reconocer por la experiencia tres grados de enganche:

1. Jugador al que se le escapan los dardos.
2. Jugador que lanza dardo como puede.
3. Jugador que no es capaz de soltar el dardo.

1. Jugador al que se le escapan los dardos.

El caso más leve de esta lesión deportiva es el jugador al que se le escapan los dardos de la mano o como podría decirse la mano se le va detrás del dardo.

A veces este fallo se produce cuando se va a recoger el dardo de la mano contraria para lanzarlo y otras veces el fallo se produce en el momento del lanzamiento donde el dardo sale y es como si se hubiera resbalado y el jugador hace el ademán de tratar de cogerlo en el aire.

Aunque decimos que es el tipo más leve de enganche no por ello deja de ser grave y ha de ser tratado y corregido porque a la larga derivará en una total imposibilidad de lanzamiento.

Habitualmente este tipo de jugadores suelen demostrar en la línea de lanzamiento bastante ansiedad y prisas por lanzar e ahí precisamente donde radica el problema de estos jugadores. La palabra es “ANSIEDAD” y como ya sabemos cual es el problema lo que hay que hacer ahora es ponerle el remedio.

El remedio pasa por mentalizarse que los resultados a la larga van a ser más fructíferos si los dardos se lanzan con la suficiente pausa entre ellos y se recogen en la mano con la misma pausa y delicadeza. No hay que tener ninguna prisa para lanzar.

Afortunadamente como decíamos estos jugadores enganchados de esta manera aunque se les escapa o resbala el dardo pueden lanzarlo y aunque es una gran molestia tener que jugar así, su media irá bajando paulatinamente y su capacidad de reaccionar bien en algunos momentos se verá mermada.

Insisto…, si estás enganchado de esta manera, recoge los dardos sin prisa, apunta a la diana tranquilamente y lanza sin prisas, vuelve a realizar el mismo ejercicio con el siguiente dardo de la misma manera y así jornada tras jornada.

Vas a acabar aprendiendo a saber lanzar de una nueva manera mucho más efectiva que seguramente la que venías haciendo.

2. Jugador que lanza el dardo como puede.

En este caso, este tipo de lesión empieza a ser ya más grave, es la verdadera antesala al paso nº 3 donde un jugador ya no puede lanzar.

Aquí el jugador todavía puede lanzar el dardo, pero este acaba impactando en zonas que no queremos…, no muy alejadas de nuestro objetivo, pero no donde queremos.
Su media se ve afectada considerablemente y la frustración por jugar a los dardos empieza a aflorar.

No voy a detenerme mucho en este punto porque la solución a esta lesión es la misma que la de los jugadores que ya no pueden lanzar.

3. Jugador que no es capaz de soltar el dardo.

Dentro de la incidencia de esta lesión aquí está el caso más grave, este tipo de enganche llega como los anteriores, un día sin darte cuenta, sin quererlo ni programarlo intentarás lanzar un dardo hacia la diana y comprobarás con sorpresa que se te va el cuerpo en lugar del dardo como si dieras un pequeño paso para adelante.

Con extraña sorpresa volverás a la línea de lanzamiento y te dispondrás a lanzar de nuevo volviendo a hacer el mismo movimiento. Es justo ese momento donde se puede decir que te has enganchado.

Si insistes en continuar lanzando el problema derivará en peores consecuencias, acabarás danzando como un péndulo hacia delante y atrás e incluso saltando hacia la diana con tal de soltar el dardo de tu mano. Y con toda seguridad si te observas al día siguiente comprobarás que tienes un ligero o agudo dolor en el bíceps del brazo con el que lanzas, dependiendo de lo insistente que hayas sido el día anterior.

Normalmente el caso del enganche nº 3 suele llegar en un momento muy dulce del jugador, cuando se está jugando con una más que aceptable media y bastante a gusto.
Es precisamente por lo que llega y tan solo en ti y en tu capacidad para hacer lo que te voy a decir está el secreto para que salgas del enganche lo antes posible o por el contrario pueda durarte años.
Es duro decir que puede durar años, pero realmente es así y lo hemos visto en algunos jugadores, tan solo depende de ti y de que trabajes de otra manera la posibilidad de acortar ese tiempo.
Lo primero que tienes que hacer es hablar con tus compañeros de equipo, explicarles que te ha llegado una de las lesiones de este deporte y que tienes que poner el remedio para salir de ella y el remedio y aquí está la clave es “NO AFINAR ¡!!!!”.
Por favor…., deja de afinar en tus lanzamientos, deja de intentar meter triples, cuanto más tiempo pases tratando de meter un triple, peores consecuencias va a tener tu enganche.

Tienes que lanzar a la diana por lanzar…, tú ya sabes que el 20 está arriba y el 19 abajo, pues lánzalos pero sin ánimo de afinar a darles…, simplemente como si lanzaras una piedra chiquitita a un estanque o a un pozo. La lanzas para que caiga, pero no afinas a dar a nada…, pues eso es lo que tienes que hacer durante 3, 4 ó 7 jornadas de tu liga y cuando haya pasado ese tiempo, ese mes o dos o tres…., cuando tu quieras…, coge un solo dardo e intenta ahora sí afinar e impactarlo al triple que desees…, si ves que vuelves a quedarte enganchado sigue lanzando por lanzar, si ves que no te has enganchado enhorabuena ¡!!. Lo has logrado ¡!!. No apures la suerte y ya trates de afinar siempre…, sigue dándote unas semanillas más de lanzamientos a voleo…, pero de vez en cuando vete afinando…, comprobarás por ti mismo que has vencido al enganche y que igual que vino…, se fue ¡!!.

/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */